Hace años Cal Soldat estaba abandonado y con difícil acceso.
Al llegar y encontrar tantos objetos, decidimos guardarlos y conocer su historia, que no podía separarse de la del Castillo de Mur y la Colegiata de Santa María.

Tras escuchar a los historiadores y a las familias.
Hoy conocemos:
– A Ramón IV Conde de Pallars
– El Señor de la Guerra, Arnau Mir de Tost
– Como la pinturas románicas de Mur ahora están en Boston, y a partir de este hecho se salvo el románico de Cataluña.
– Como se pasa en breve tiempo de graves problemas económicos en la zona a la mayor riqueza en el Pallars.
– El mejor cabaret que te puedas imaginar.
– El vino y el aguardiente, dos productos esenciales para entender el territorio.
– La vida de las familias que habitaron Cal Soldat y su emigración a la Pampa ( Argentina )-

Escuchando estas historias y dejándose llevar por la brisa de la historia, reaparecerán ideas olvidadas que llenarán su alma y su mente.

Sera un placer atenderles y compartir los desafíos de la evolución de los pueblos.