La opción más habitual para llegar hasta el Pallars es el vehículo privado. Pero el transporte público también llega hasta el Prepirineo, y lo hace a través del singular Tren dels Llacs.

Este recorrido, que sube desde la estación de Lleida hasta La Pobla de Segur, es una línea de servicio regular con trenes modernos. Pero algunas veces al mes el tiempo se detiene y el trayecto se puede hacer con vagones de época. El tren turístico está formado por dos locomotoras diesel construidas el año 1968, que arrastran cuatro coches de época.

Además de los trenes antiguos, uno de los atractivos de esta línea ferroviaria es el entorno y la diversidad de paisajes que se pueden observar. Al salir de Lleida, los visitantes se encuentran rodeados de la Plana del río Segre y sus árboles frutales. Después de un rato, el tren se sumerge en la sierra del Montsec, donde traviesa puentes y túneles, rodeado de acantilados impresionantes. Y, en medio de altas montañas, llegan los cuatro lagos y embalses de la zona: Sant Llorenç de Mongai, Camarasa, Cellers i Sant Antoni. Todos estos elementos hacen del Tren dels Llacs  una combinación perfecta de historia y paisaje.

Para subir al tren se tiene que reservar sitio antes del día del viaje, en oficinas de turismo de Barcelona, Lleida o La Pobla de Segur. El trayecto también puede ir acompañado de sorpresas, como alguna actuación o degustación gastronómica, y es una opción perfecta para el turismo familiar o de naturaleza.

Si estás interesado en visitar el Pallars, consulta la página web de Cal Soldat para encontrar más información sobre actividades y alojamiento rural.